Mediante la Geocromoterapia, la experiencia terapéutica de proyectar ciertos polígonos geométricos de color sobre el ser, un individuo puede comenzar a sentir dentro de su persona la fuerza del orden, la fuerza coherente de la armonía, de la ley matemática y la proporción, la coherencia en sus procesos psicológicos, la armonía con su propio entorno, lugares y personas, la coherencia en sus procesos orgánicos, lo que en definitiva denominamos salud.

Los polígonos planos son como los arquetipos o patrones originales de la realidad, el lenguaje primordial y energético de expresión del Tao, de Dios, la fuente de todas las cosas.  Mediante el empleo del poder geométrico armónico,  uno puede manifestar su verdadero Ser profundo, su poder creador y su acción moduladora de formas y realidades.

EL Ser Humano, a lo largo de toda la historia, ha empleado la simbología como un gran medio de comunicación, los polígonos geométricos actúan realmente como un puente entre dos realidades. Este puente, el lenguaje simbólico o arquetípico, posibilita la comunicación entre lo que llamamos divinidad y nosotros.  Los arquetipos de hecho contienen una esencia intemporal.  Cada uno es portador de cierto conocimiento determinado.  Cada filtro Geocrom es como una pauta de comportamiento armónico.

La geometría parece no pertenecer al mundo del inconsciente y de la cultura sino al mundo del supraconsciente, de la espiritualidad, pero de una espiritualidad laica, universal, neutra, válida para todo ser vivo. Vienen a ser las pautas armónicas de cierto comportamiento coherente con la vida natural, patrones y modelos de paz, de amorosidad, de lucidez, de salud y de vida, modelos de expansión y de evolución.

Texto extraído del Libro *Principios Inteligentes de la Geometria Sagrada (Marta Povo)

rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide